“Pienso, luego existo”
Entrevista a Guillermo Herranz

 

1.- ¿Cómo conoció a Antonio Escohotado?
Conocí a Antonio Escohotado por su aparición en el año 1982 en el mítico programa “La Clave” dirigido por José Luis Balbín. Entonces el llamado “problema de la droga”, era considerado en todas las encuestas como uno de los tres mayores preocupaciones de los españoles, junto al terrorismo y el paro; hoy está preocupación prácticamente ha desaparecido de las encuestas. Entonces yo era un adolescente de 14 años y Antonio Escohotado causó en mí una honda impresión por la originalidad y audacia de las posturas que defendía, la gran panoplia de datos que utilizaba para argumentar, su serenidad y rigor al hacerlo, y sobre todo por su llamamiento a la responsabilidad personal como condición primera para el ejercicio de la libertad. Desde entonces seguí atento a sus apariciones públicas y artículos.
Años después, estudiando Filología Románica, dos amigos de la universidad me regalaron los tres tomos de la primera edición de “Historia general de las drogas”. Aquella obra contribuyó como pocas otras de las que he podido leer con los años a sustentar mi visión de la historia y de la naturaleza humana, y de alguna forma quedé en deuda con su autor. Empecé mi carrera profesional como redactor de contenidos para una enciclopedia multimedia, y acabé convirtiéndome en diseñador multimedia.
Fue en el año 1994 cuando tuve deseos de conocerlo personalmente y concebí con otros amigos la idea de adaptar la obra sobre drogas al soporte digital. Redactamos una carta dirigida al profesor Escohotado y la depositamos en el buzón de su despacho de la UNED. La sorpresa surgió con su amabilísima llamada de teléfono al día siguiente proponiendo un encuentro inmediato, y desde entonces no hemos dejado de frecuentarnos.
La idea original del tratamiento digital de la obra acabó convirtiéndose hace más de 12 años en la edición canónica de “Historia general de las drogas” cuyo objetivo fue recuperar la idea original del autor de convertirlo en un libro de consulta. Mi papel de editor en aquella publicación me permitió hasta cierto punto saldar la deuda de gratitud que había contraído con Antonio Escohotado por la influencia de su obra sobre mi forma de ver el mundo. Desde entonces no he dejado de colaborar con él en prácticamente todas las obras que ha ido escribiendo y publicando.

 

2.- ¿Qué destacaría de él como persona y qué destacaría de él como intelectual?
Dudo que a Escohotado le gustara que le definieran como intelectual. Para Antonio, y parafraseando a Schumpeter, los intelectuales tienen “la profesión del no profesional”: prefieren ejercer la vanguardia subversiva antes que el cultivo de las ciencias o las artes, comienzan siendo clérigos insumisos, luego humanistas, después ilustrados a la francesa, para acabar siendo abanderados de la lucha de clases.
Escohotado es en realidad un científico, un pensador, un profesor, un escritor, y estás facetas serían difíciles de separar de su naturaleza como persona. Se podría decir que siempre está trabajando en sus obras, aun cuando descansa. Es alguien muy disciplinado, exigente consigo mismo y los que le rodean.
Alguien que en gran medida ha cumplido los sueños que tuvo en su infancia cuando proyectó escribir una Historia del pensamiento occidental. Ha organizado su jornada cotidiana en torno al estudio y la escritura, aunque afortunadamente siempre dispone de tiempo para la familia y los amigos.

 

3.- ¿Cómo es la relación autor/editor que tienen?
De forma coloquial he llegado a considerarme el “puching ball” de Antonio Escohotado. Tengo el privilegio de ser el primer lector de sus escritos, y la suerte de que comparta conmigo sus lecturas, descubrimientos y avances en las obras que escribe. Pasamos largas horas leyendo y discutiendo sus escritos. Se podría decir también que disfruto de un inmejorable profesor particular de filosofía.

 

4.- ¿Cómo es Escohotado como autor?
Tremendamente conciezudo, meticuloso y autoexigente. Sabe cómo empezar una obra pero no cómo va a terminar. Para Escohotado el proceso de escritura es largo y laborioso. Hace y rehace los textos una y otra vez, no se da por satisfecho hasta que expresa con rigor aquello que quiere comunicar. Corrige hasta que el libro entra en producción y también en las reediciones.
Lee todo lo que puede encontrar sobre el tema sobre el que está escribiendo, en ese sentido el uso de Internet ha multiplicado exponencialmente sus fuentes de documentación. Subraya furiosamente los libros y toma multitud de notas a mano antes de incorporarlas a sus escritos en el ordenador.
Cuida mucho el estilo, con los años ha ganado en claridad expositiva.
Tiene pasión por el dato, no da argumento que no pueda apoyar con un ejemplo, y en general utiliza informaciones y citas que además puedan entretener con notas de color al lector. Hace un uso frecuente de la ironía, con lo que la profundidad y complejidad que en ocasiones alcanzan sus líneas se ven aligeradas con un gran sentido del humor.
Da mucha importancia a la opinión de los demás sobre los temas que está escribiendo, así sus obras alcanzan una calidad coral pues incorpora todas aquellas ideas que le sorprenden, haciéndolas suyas. Se podría decir que es un autor humilde y poco dogmático, sabe escuchar y no le importa cambiar de opinión.

 

5.- ¿Cuál destacaría como la principal obra de Escohotado?
La obra maestra de Antonio es la que está escribiendo en cada momento. Por su impacto mediático, y por haber contribuido a la ilustración farmacológica de varias generaciones hay que destacar “Historia general de las drogas”.
Pero su obra magna es sin lugar a dudas “Los enemigos del comercio”, que le sitúa en la mejor tradición de los clásicos “scholars” británicos. Si esta obra se publicara en el ámbito anglosajón podría situarse a la altura de otras tan importantes para su tiempo como “Historia de la decadencia y caída del imperio romano” de Gibbon.
Por otro lado, tengo que decir que la obra de Antonio Escohotado con la que más me he divertido es “Rameras y esposas”, publicada en Anagrama, he llegado a la carcajada en algunos pasajes.

 

6.- Se identifica a Antonio Escohotado mucho con las drogas, pero los ámbitos sobre los cuales ha escrito Escohotado van mucho más allá. ¿Considera que eso le ha perjudicado?
Efectivamente, se ha encasillado mucho a Antonio Escohotado en el tema de las drogas, cuando su actividad como pensador va mucho más allá. Es bastante desconocida su faceta de traductor, con más de 40 libros vertidos desde diferentes idiomas entre los que se encuentran la obra de Jefferson o “Los principios matemáticos” de Newton. Pero no creo que su vigoroso ataque a la prohibición de las drogas le haya perjudicado, muchos lectores no habrían llegado a otras de sus obras sin haber pasado antes por “Historia general de las drogas”.
Sí creo que es un “radical libre” difícilmente asimilable por el organismo social. En varias ocasiones (traducción de los principios de Newton, publicación de "Caos y orden") se ha visto envuelto en agrias polémicas al ser acusado de intrusismo por personas cómodamente instaladas en ámbitos académicos. No pertenece a ninguna capilla ni grupo identificable, en realidad sí ha pagado un alto precio por su libertad en el rechazo que ha experimentado en varias ocasiones por parte de este mundillo académico: es un escándalo que no dice nada bueno de este país el hecho de que alguien como Antonio Escohotado no ocupe una cátedra desde la que ejercer su magisterio y crear escuela.

 

7.- “Los enemigos del comercio” habla del comunismo anterior al pensamiento de Karl Marx. Es una obra de mucha envergadura.... ¿Es esta una de las características de Eschotado? ¿La profundización?
Antonio Escohotado tiene el curioso hábito de imponerse a si mismo tareas verdaderamente titánicas. La profundidad de las obras de Escohotado es directamente proporcional a la magnitud de su curiosidad. Los temas que plantea para sus libros suelen ser amplios, por no decir tremendamente vastos, y además no termina hasta haber explorado todos los recovecos de cada asunto.
Efectivamente causa sorpresa que pueda escribirse un tomo de más de 600 páginas sobre el comunismo anterior a Marx. Pero esto viene a deshacer un equívoco consagrado en los programas de estudios, en la historia que se enseña en los institutos y la universidad, la idea de que el comunismo empieza con Marx. Escohotado demuestra que el comunismo es una figura del espíritu humano que remite a elementos antropológicos eternos, pero que tiene un origen histórico concreto en el cristianismo primitivo, y que el moderno comunismo laico enlaza históricamente con los diversos brotes de comunismo religioso que surgen una y otra vez tras la descomposición del Imperio romano con un delgado hilo rojo que todavía hoy no ha terminado de cortarse.

 

8.- ¿Qué características identificaría como comunes en toda la obra publicada de Escohotado?
Es una característica común de sus obras el ser una autoexplicación del tema que aborda que acaba por ser una exposición muy documentada para el lector.
Si se repasan las obras de Antonio Escohotado de forma no cronológica podemos encontrar asuntos comunes en varios de sus libros.
Los primeros libros de Escohotado apuntan a asuntos netamente filosóficos fuertemente influidos por Hegel y Freud
-Su tesis doctoral “La conciencia infeliz. Ensayo sobre la filosofía hegeliana de la religión”, donde ya aparece un tema recurrente en su obra que es la divergencia entre fines intencionales y resultado.
-“Marcuse, utopía y razón” (Alianza, 1969) probablemente el primer estudio dedicado en España a la Escuela de Frankfurt.
- “De physis a polis. La evolución del pensamiento griego desde Tales a Sócrates” (Anagrama, 1975) bibliografía fundamental para el estudio de los presocráticos
-Su incursión en el género de la metafísica “Realidad y substancia” (Taurus, 1985), que para un profano como yo es como la poesía del pensamiento, donde ya reflexiona sobre asuntos tan actuales hoy en teoría económica y ciencia sociales como azar y caos.
Otra constante es su interés por el estudio de los hábitos sexuales o lo que podríamos llamar sociología de género:
-“Rameras y esposas” (Anagrama, 1978).
-“Retrato de un libertino” (Espasa, 1997).
También se interés por la sociología del poder:
-“Majestades, crímenes y víctimas” un ensayo sobre sociología del poder donde se examinan delitos sin víctima como la propaganda ilegal, homosexualidad, apostasía, eutanasia, blasfemia, prostitución, pornografía, contracepción, conductas que han desaparecido después o sobre las que se discute su desaparición del código penal.
-“El espíritu de la comedia”, premio Anagrama de ensayo 1992 retorna a la sociología del poder político centrándose en el poder ejecutivo, denuncia precozmente los GAL y la corrupción de la clase política, y contribuye a la aparición en el panorama español de pensadores como Jünger.

Es de sobra conocido su interés por estudiar la ebriedad desde un enfoque multidisciplinar que aclara los orígenes y consecuencia del experimento prohibicionista:
-Historia General de las Drogas (Alianza 1989) que se reúne con el ensayo fenomenológico “Aprendiendo de las drogas” (Anagrama 1995).
Se ha aplicado al estudio de la teoría de conocimiento científico:
-El manual de la asignatura que imparte en la UNED, “Filosofía y metodología de las ciencias sociales” (1989) que aparecerá en 2003 como “Génesis y evolución del análisis científico”, título que describe mejor su enfoque multidisciplinar.
-“Caos y orden”, premio Espasa de ensayo 1999, que examina la aportación a la ciencia de científicos como Prigogine y Mandelbrot, y su aplicación a diversos ámbitos de las ciencias humanas.
Por último, manifiesta su interés por la economía en su libro de viajes “Sesenta semanas en el trópico” (2003 Anagrama) que fue la semilla de “Los enemigos del comercio”, una historia redactada desde un punto de vista económico.
Se puede decir que Antonio Escohotado, tras mucho Hegel y Freud, fue descubriendo -gracias a Hume y Hayek- como único objeto propiamente científico los seres de tercer tipo: cosas ni enteramente subjetivas ni enteramente objetivas que solemos llamar instituciones (el derecho, la propia ciencia, el dinero, el arte, etc.) y donde colaboramos sin mandar. 

 

9.- ¿Cómo explicaría quien es Antonio Escohotado a alguien que no le conoce?
-A alguien que no conozca a Antonio Escohotado le aconsejaría vivamente la lectura de sus obras.
-Un científico incansable, apasionado por el estudio.
-Un pensador radical con un fuerte afán por derribar tópicos y arrojar nueva luz sobre asuntos espinosos.
-Destacaría su alergia a las imposiciones y tiranías y su llamamiento al ejercicio de la responsabilidad individual para evitar caer dominados por fuerzas externas.
-Alguien que apuesta decididamente por la libertad, un liberal puro.


 

 

NOTA

1 - Entrevista a Guillermo Herranz, editor de la obra de Antonio Escohotado. Incluida en el programa "Pienso, luego existo" de TV2 emitido el 23/10/2011

 


© Antonio Escohotado
www.escohotado.org



Development  Sciences Services Presence
www.catalanhost.com