"La democracia directa de Internet terminará con los partidos políticos"

Sindrome de Abstinencia - Antonio Escohotado

El jurista, filósofo y sociólogo Antonio Escohotado (Madrid, 1941), traductor de Hobbes, Jefferson y Newton, referente durante décadas de una visión progresista de la vida, y conocido, sobre todo, por su cruzada contra el prohibicionismo del consumo de las drogas, se lanza ahora a publicar Los enemigos del comercio. Una historia moral de la propiedad (Editorial Espasa), una historia en tres gruesos volúmenes del movimiento comunista. El primer tomo salió en 2008; ahora lanza el segundo. Y podemos casi decir que se lo lanza a la cabeza a mucha gente. Todo un personaje, don Antonio ofrece a El Asombrario & Co. una entrevista… Por buscar un adjetivo, digamos que… sorprendente.

UNA ENTREVISTA IMPERFECTA por RAFA RUIZ. FOTOGRAFÍA: ROBERTO VILLALÓN

Mejor no me grabe. González Ruano hacía unas entrevistas estupendas y apenas tomaba unas notas.

Ya, dicen que Truman Capote también trabajaba así. Pero me da que no soy ni González Ruano ni Truman Capote.

El lenguaje hablado está lleno de repeticiones, y eso luego en el lenguaje escrito queda fatal. Por ejemplo, el uso del yo.

Ya. Pero yo no transcribo literalmente. Hago más que mecanografía. No se preocupe, que luego se hace una mínima edición. Así que le grabo… Tengo entendido que lleva 10 años volcado en esta obra, que va a salir en tres volúmenes.

No, no, diez años, no. Catorce. Pero años de los míos, sin sábados ni domingos, desde que me levanto hasta que me acuesto, con la pequeña pausa de las responsabilidades familiares y los cinco o diez minutos de gimnasia cotidiana.

¿Y por qué ahora esto, tres volúmenes de más de 700 páginas cada uno?

Yo siempre he hecho obras de largo aliento, aunque casi nadie lo recuerda. En 1986 publiqué en Taurus el único tratado de Metafísica que yo sepa del siglo XX, Realidad y substancia, que me había llevado 12 o 13 años, una obra insufrible, pero de grandísima labor. Y luego Historia General de las Drogas son 1.600 páginas. Siempre he emprendido tareas de largo alcance. Creo que soy una persona carente de inspiración, así que lo que se me va ocurriendo que valga la pena siempre surge del trabajo, siempre viene de la devoción por revisar información; creo que en eso soy bastante bueno.

Usted ha dicho: Me siento viejo, pero no vencido, y por eso me interesa el pasado.

Pues no estoy de acuerdo. Me siento viejo y vencido, nadie puede resistir a la ancianidad. Lo que pasa es que estoy contento. Sí, estoy contento, he hecho gran parte de las cosas que quería hacer, no he tenido que agachar la cabeza…, salvo en la mili, que me la pasé prácticamente en un calabozo, por insumiso.

¿Algo que le haya quedado por ahí pendiente, desflecado?

Saber hablar alemán. Puedo leerlo, pero no hablarlo. Esa es mi principal asignatura pendiente. Hablo muchas lenguas, pero el alemán se me quedó en la recámara. Parece arrogante decir que solo me falta eso en la vida, pero es que ahora mismo no caigo… en otra cosa.

También he leído que se planteó esto porque, repasando su vida, se dio cuenta de que había sido demasiado rojo. ¿Ya no?

No, claro que no, claro que no.

¿Ahora es usted liberal?

A mí me dan risa estas etiquetas que le ponemos a las cosas, que en gran medida vienen de la ignorancia y del sectarismo. La derecha no existe desde la Segunda Guerra Mundial, donde prácticamente todos los grandes representantes de la derecha se hicieron de centro. ¿Por qué seguimos hablando de derechas? Porque la izquierda, al ser polar, necesita su contrario. Las cosas sustanciales no tienen contrario. Fíjate en un caballo, no existe el no-caballo; hay el caballo, la oveja, la vaca…

El burro.

¡Pero el burro no es un no-caballo! Quizá el no-hombre, el no-hombre solo existe para Marx, que habla del hombre individualista y del hombre colectivo, pero eso no son más que adjetivos. Los adjetivos siempre necesitan un contrario. Los sustantivos valen por sí mismos. La gracia está en que la izquierda necesita una derecha insistente.

No entiendo. La izquierda sí existe, ¿pero la derecha no?

Claro, la izquierda vive bajo la permanente ilusión de que existe la derecha cuando ya no existe, porque ella ha dejado también de tener sentido, porque antes de la Rusia del 17 se podía decir que la revolución significaba lo contrario de la conservación, significaba cambios, pero ¿qué podemos decir sobre lo que ha sucedido después con las llamadas democracias populares?

Vamos a ver, digamos que la aplicación práctica de la izquierda más extrema ha sido un desastre, pero eso no la invalida total y permanentemente, ¿no?

No, no, es que no existe, no existe la izquierda en el sentido tradicional; lo que es la izquierda ahora es una combinación de victimismo con ignorancia, es decir, desinformación, y rabia, rabia, odio, odio al que tiene éxito, al mérito, detestar en general que las personas cambien de estatus en función de suerte y mérito.

Vale. Entonces, lo que hay ahora en España y en buena parte de Europa, ¿cómo lo llamamos?

Es reino básicamente del centro, que, como tal, oscila y se bambolea de aquí para allá. El Estado del Bienestar fue instaurado por los liberales ingleses entre el 14 y el 18, con muchísimo trabajo, y pusieron en pie prácticamente todas las instituciones que ahora tenemos en torno al desempleo, las enfermedades…

Y que ahora la derecha se está encargando de desmantelar…

No se están desmantelando, eso es falso, ese es otro de los lemas de la desinformada izquierda. Para nada se desmantela, lo que pasa es que cuando un país entra en ruina, como el nuestro, en parte porque lo ha gobernado durante ocho años un analfabeto como el señor Zapatero, entonces de donde no hay no se saca. No es que se esté desmantelando el Estado del Bienestar… Mire usted, en metafísica o religión, lo imposible es posible; en Economía, no. O tienes diez duros o no los tienes.

O sea, lo único que hay hoy es economía.

¡Eso es una evidencia universal!, donde no hay no se saca. Es una evidencia.

Me llama la atención que haya dicho que ha emprendido esta obra buscando la ecuanimidad. Entendiendo que esto es para usted la ecuanimidad, ¿por qué?, ¿para qué se busca una ecuanimidad así con 72 años, después de haber llevado una vida tan… intensa?

Tan aventurera.

Tan aventurera.

Es lo que me va a permitir morir con dignidad. Creo que hay que prepararse para morir y morir bien.

O sea, que para usted esta ‘ecuanimidad’ le va a permitir morir tranquilo.

Exactamente.

Es un titular… Usted ha dicho alguna vez que a lo largo de la historia se han instaurado muchas mentiras como verdades absolutas, ¿cree que también se logrará que lo que estamos viviendo ahora pase a la historia como una crisis y no como un golpe de mano, una estafa, del liberalismo más radical?, y disculpe por la pregunta desde el punto de vista del ignorante y desinformado.

A ver, ¿tú distingues en la evolución económica de las sociedades el antes y el después de que hubiera papel moneda?

Ahora mismo, no sería capaz de resumírselo.

Esto es grave. No distingues el cambio que trajo el papel moneda, frente al oro y la plata.

Ahora mismo, no, no… caigo….

Pues eso es esencial para hacer la pregunta que me planteabas. Desde que hay dinero de confianza se puede empujar a un ahorro forzoso. La nueva emisión de moneda obliga a los ciudadanos, aún sin darse cuenta, a empobrecerse. ¿Tampoco lo habías pensado?

No.

¿Y qué pasó desde que se instauró el papel moneda? Que empezó a haber una fluctuación de alza y baja, que finalmente se llama ciclo económico, que viene a tomar aproximadamente una decena de años. Con la existencia de ciclos económicos, se puso de manifiesto que el origen de la crisis es siempre el mismo: la prosperidad, la riqueza. Las otras crisis, ¿también han sido estafa, o solo esta? Ahora pregunto yo.

Yo creo que nunca se había desmantelado tan rápidamente y sin consenso de ningún tipo instituciones que ayudan a igualar las rentas y aminorar el desastre en las clases más desfavorecidas, que nunca se había hecho tanta propaganda para que veamos como privilegios lo que son derechos alcanzados tras muchos años de lucha de los trabajadores.

¿O sea, que crees que los derechos reconocidos están siendo derogados?

Muchos sí.

¿Cuál?

Pues por ejemplo la protección al trabajador; ya que todo es economía, no es lo mismo echar a alguien con 45 días de indemnización por año trabajado que con 20.

Eso lo hace la empresa privada.

A partir de regulaciones públicas, de las que son responsables los Gobiernos o los Parlamentos.

La empresa privada echará a quien necesite echar, porque donde no hay no se puede sacar. En el Estado, el Gobierno puede disponer de la maquinita y emitir moneda.

Sabe que ese proceso de inflación no es posible aisladamente en un país de la Zona Euro.

Mira, parece que ahora la gente ha aprendido economía y se ha dado cuenta de que por la emisión de deuda hay que pagar unos intereses. Y ahora estamos pagando el agujero que ha hecho el señor Zapatero.

Realmente, tras 14 años de estudio de los enemigos de la propiedad, ¿ha llegado a la conclusión de que el culpable es Zapatero, y no, por ejemplo, Aznar, que sentó las bases del desastre con una Ley del Suelo que facilitó la burbuja inmobiliaria?

Bien puede ser. En el tomo 3 intentaré estudiarlo.

Usted me pregunta por el papel moneda y yo le pregunto por Aznar y Zapatero.

Con Aznar hubo por primera vez superávit en las cuentas públicas. Por lo demás, no rezo a Aznar. Pobre gente, no son conscientes de que pertenecen a una clase crecientemente incompetente y corrupta, que se constituyó pura y simplemente porque no había otra manera de instaurar la democracia en las sociedades. Pero la clase política no es consciente, y me alegro, de que tiene sus días contados con Internet. La democracia directa puede demolerla.

Antonio, entonces usted cree que las nuevas tecnologías y las redes pueden cambiar completamente la manera organizar un Estado…

Totalmente. Lo de España es ridículo. Desde que echamos a los judíos, en 1492, este país ha ido de mal en peor; luego se le ocurrió combatir a los protestantes, que era la única fuerza viva e interesante del mundo.

Y luego echar a los franceses.

Una estupidez. Tenemos a un liberal como Pepe Botella, pero preferimos a un tirano sangriento y miserable como Fernando VII. Los pueblos tienen lo que se merecen en todo momento.

Es duro decir eso. Los pueblos son manipulables.

¿Quién puede manipular a un pueblo?

El pueblo alemán, por ejemplo, ¿no fue manipulado?

Fue vapuleado.

Y manipulado; con propaganda llegó Hitler al poder… Vale, digamos que entonces esto es algo cíclico, que pasará y puede servir como estrategia esperar a que escampe.

Ah, sí, volvemos a los ciclos cada diez años, que se encadenan en súperciclos y luego en lo que se llaman olas; periodos como de medio siglo aproximadamente. Pero si te fijas, la evolución occidental desde el siglo XVII ha sido en espiral, no circular. Lo normal en Occidente es la espiral ascendente. En pueblos como el ruso, lo normal es la espiral descendente, el remolino, hacia abajo. Esto pasa por el papel moneda que sustituyó al oro, plata, bronce… No podemos mandar sobre la economía, y menos por decreto, la economía manda sobre nosotros. Reconociendo esa evidencia, lo que podemos hacer es intentar minimizar los males, reducción de años, que se llama en política de drogas; lo otro es arrogancia, ignorancia. En España ahora estamos en una crisis que puede durar cinco o diez años; y en una crisis educativa que bien puede durar 50; y que parte de la Ley Maravall, desde que se decidió liquidar el prestigio de los profesores para encomendárselo a un organismo bolchevique como es el departamento, donde hasta la señora de la limpieza y el representante de los alumnos pueden decidir. La ley Maravall bolcheviza la educación.

Ha definido la sociedad de ahora como “de pasatiempos y  pantallas”, pero le veo analizando las pantallas de forma positiva…

El sí es mucho más trabajoso y valioso que el no. En ciertos momentos, sobre todo en defensa de la libertad, hay que llevar el no hasta sus últimos extremos y dejarse el pellejo, si es preciso, pero en todo lo demás hay que intentar ser afirmativo y positivo, como defendía mi maestro Saint-Simon.

Pero si me ha empezado diciendo que se siente viejo y vencido…

La edad vence a todos. Como decía el Don Juan de Castaneda, el único enemigo invencible para el hombre es la vejez.

Nunca va a ser tan joven como ahora mismo. Yo tampoco. Muchas gracias, don Antonio, ha sido un placer tenerle delante, siempre rompiendo tópicos y prejuicios.

Eso es lo importante. Moverse sin tópicos ni prejuicios. A mí siempre me ha gustado trabajar así… Mire, le voy a decir una cosa, si quiere que le quede una entrevista perfecta, debería enviarme lo que escriba antes de publicarlo, para revisar mis respuestas.

¿Y si prefiero que sea imperfecta?

 

 

NOTA

1 Entrevista realizada por Rafa Ruiz y publicada el 20/10/2013
www.elasombrario.com

 

 


Facebook - Antonio Escohotado
Antonio Escohotado en Amazon

© Antonio Escohotado
www.escohotado.org



Development Network Services Presence
www.catalanhost.com